Lluvia

La veo venir, corro,
me cobijo. Entre los árboles
se deja escuchar la música invernal
que adormecen los sentidos,
gotas que golpean las hojas
y se desplazan hasta el ápice
para caer y salpicar la tierra;
gotas que caen a la tierra
y convierten el momento sombrío
en un tiempo de purificación;
aguas bravías que bajan al río
y golpean con tesón cada piedra,
cada recodo del cauce. Entonces,
el río mohoso, lagañoso,
lava su cara, suelta el lastre,
las aguas corren en libertad
y mañana sus arenas brillarán
cuál manto de estrellas.

Ahora, mi mirada se pierde entre los árboles
contemplando la naturaleza callada
que se esconde tras la lluvia;
pájaros que en silencio
se esconden del temporal y del viento frío,
avecillas que se adormecen con el canto de las gotas
y se despiertan con los truenos sonoros
que quiebran el cielo.
Sus plumas deslizan el agua
y resplandecen las luces relampagueantes
que esconden las nubes tenebrosas.
Sus miradas se pierden en el horizonte
esperando que se asome el sol
y emerja nuevamente el azul celeste;
que mengüe la lluvia en finas gotitas,
para salir, y entonar sus trinos agudos.

Por fin sale el sol,
sale el arcoíris de la esperanza,
salen los pájaros,
 luego salgo yo.
Mis pasos se pierden en el camino
dejando las huellas que señalan mi destino.

Atrás queda el canto de los pájaros
y el rugido ensordecedor de las aguas bravías
purificando el río.


©FJMalpica,2021.

Platero y yo

La aurora viene saliendo
abrillantando el rocío
y en un costado del río
la noche se va escondiendo.
Un turpial vuela esparciendo
su cantar de mañanitas
y las tiernas florecitas
de amor lo van perfumando;
él camina, respirando,
aroma a niñas bonitas.

Sobre el lomo de Platero
viaja el quijote Ramón
va silbando una canción
que le recuerda un te quiero.
Ramón se quita el sombrero
y saluda a los paisanos
ellos agitan sus manos
devolviéndole el saludo.
¡Tien`asero, ese peludo!
le dicen los parroquianos.

¡Acero y plata de luna!,
—dice Ramón muy contento—...

©fjmalpica,2021

Río seco

Poesía japonesa
Voraz sequía;
el riachuelo en silencio
brilla sin agua.

©FJMalpica,2021

Primavera

Poesía japonesa
Luz y alegría.
Un colibrí aletea
entre las flores.


©FJMalpica,2021

Muchacha

Poesía Japonesa
Muchacha en flor.
Tu piel es un perfume
citando amores.

©FJMalpica,2021

Vita Somnium

La vida como sueño
Somos todo y nada,
luz y polvo estelar.
Oleadas de humanidad
atravesando el prisma de la imaginación.


©FJMalpica,2021
Todos los derechos reservados

Doppelgänger

Cuando el miedo doblega la mente y
deja que la puerta se abra,
un gemido da paso al silencio fantasmagórico y
emerge el doppelgänger,
el doble siniestro atado al lado oscuro de la mente;
el gemelo malvado, la fruta podrida,
el destructor de tu alma;
con su apestoso aliento borrará tu nombre
y el yo verdadero será atado a la oscuridad de la locura
y lanzado al laberinto de los despojados,
al valle de la muerte silenciosa.
Allí donde se oye el susurro de las sombras malditas.


©FJMalpica,2021

Nada es imposible

HOUSTON, TX – JULY 02 (Photo by Bob Levey/Getty Images)
Si caen los grandes,
que queda para los pequeños.
Pero, nada es imposible,
nada impide que lo imposible
se convierta en realidad.
Acaso David
no fue la realidad de Goliat.
Acaso José Altuve, AstroBoy,
no es una realidad en las grandes ligas,
pequeño, gigante,
¡un grande del beisbol!,
el templo de los inmortales, espera.

©FJMalpica,2021

Vida sencilla

Siempre hemos soñado con una vida sencilla,
longeva,
pero las malditas tentaciones

son como un huracán enardecido
arrastrándonos como hojas
al mar de las ambiciones
y ahí el mundo se hace más complejo
.
No existen corazones,
solo almas sin sombras ni reflejos,
y el camino al viejo cementerio
se acorta con un mal paso.

©fjmalpica,2021

Volverán, volverán, volverán…

  
  La noche es de luna y estrellas,
clara, diáfana, como las esperanza del que camina.
El frío cala hasta los huesos
y la carretera es un río humano,
un caudal de banderas y naciones,
cardúmenes de sentimientos y emociones.

  Atrás en el horizonte quedaron las nubes oscuras
y el sol de noviembre convierte las lluvias de invierno
en melancolía, en brisas de navidad.
En una sonata de recuerdos:
tus manos sobre mi espalda
acarician un adiós,
tu mejilla duerme sobre mi hombro
mientras dices que siempre me recordaras.

  Emigrar es irse y volver
cuando volver se convierte en algo porque regresar
emigrar es irse y volver
como el vaivén de las olas del mar
emigrar es irse y volver
cuando irse no es sinónimo de abandonar el hogar.

  Emigré como la Gaviota Reidora
emigré como el cisne cantor
emigré como las almas del señor
emigran sedientas a cada hora.
Y volveré por la ruta del sol amado
por la luz de cálidas estrellas
por el camino donde quedaron mis huellas
por los lugares donde hemos acampado.

  En el viento oí tu nombre
silbado entre hermosas flores
y en los cúmulos de colores
encontré tus sueños de amor.
Tu amor mi corazón agita
siento la alegría de volver a verte,
de viajar a casa, de volver ahorita,
para amarte, para siempre quererte.

  Hoy soy como las golondrinas que regresan a su nido,
al viejo techo de moho aterciopelado;
quiero estar por siempre a tu lado,
en el viejo pueblo de donde nunca me he ido.

©fjmalpica, 2021.

El escritor sólo puede interesar a la humanidad cuando en sus obras se interesa por la humanidad. MIGUEL DE UNAMUNO

A %d blogueros les gusta esto: