Lluvia

La veo venir, corro,
me cobijo. Y entre los árboles
se deja escuchar la música invernal
que adormecen los sentidos,
gotas que golpean las hojas
y se desplazan hasta el ápice
para caer y salpicar la tierra;
gotas que caen a la tierra
y convierten el momento sombrío
en un tiempo de purificación;
aguas bravías que bajan al río
y golpean con tesón cada piedra,
cada recodo del cauce. Entonces,
el río mohoso, lagañoso,
lava su cara, suelta el lastre,
las aguas corren en libertad
y mañana sus arenas brillarán
con la pureza de un manto de estrellas.

©FJMalpica,2021.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s